681 061 157872 005 004

Descubre eQuaid® complet

La llet és l'únic aliment creat i evolucionat per alimentar i aportar al mamífer pràcticament tots els components que necessita el seu organisme de forma equilibrada per a la seva correcta absorció
Una materia prima natural y equilibrada.
 
La leche es la sustancia que sale de las glándulas mamarias de los mamíferos.
 
Una leche hervida, pasteurizada o esterilizada para su conservación y distribución pierde prácticamente todas sus propiedades.
 
La leche es el único alimento creado y evolucionado para alimentar y aportar al mamífero prácticamente todos los componentes que necesita su organismo de forma equilibrada para su correcta absorción. Nutre, protege y contribuye a la salud metabólica, regulando los procesos de obtención de energía y aportando elementos necesarios para la regeneración celular.
 
¿Qué es eQuaid® complet?
Una materia activa desarrollada por la asociación eQuaid con un gran potencial de aplicaciones en medicina, cosmética y alimentación.
 
Es una mezcla de leches de yegua de diferentes orígenes con diferentes períodos de lactancia, con una microbiología controlada y una parte de ella reproducida en el laboratorio para garantizar su presencia y convertirla en el probiótico y prebiótico más completo que existe, un alimento vivo e inteligente.
 
y ¿Porqué una mezcla?

Simplemente porque porque si únicamente tomamos leche de una yegua o un solo origen (granja o yeguas de montaña) nos encontramos que su composición varia constantemente y puede tener muchas carencias.

¿Porqué es un alimento vivo e inteligente?

eQuaid® Complet es capaz de realizar funciones muy diversas en nuestro cuerpo, por qué sus bacterias, proteínas (inmunoglobulinas), caseínas, enzimas, grasas, carbohidratos, minerales, vitaminas, hormonas y factores de crecimiento ayudarán a equilibrar las deficiencias de nuestro cuerpo rápidamente y equilibrados , según las necesidades de cada persona. Como cuando somos pequeños y la leche materna hace estas funciones durante el período de lactancia.

 
En su composición encontramos prácticamente todos los elementos que el cuerpo necesita de manera equilibrada.
Equaid® Complet es un alimento natural que si lo incorporamos a la dieta diaria, notaremos rápidamente una mejora en las defensas, la energía y nuestra vitalidad.
 
Equaid® Complet se puede administrar oralmente con polvo o cápsulas y por vía tópica a través de pomada, cremas o jabón.
eQuaid es un superaliment
Puede definirse como superalimento o complemento nutricional, actualmente se utiliza mucho como coadyuvante para aplicar con diversos medicamentos y tratamientos para asegurar su efectividad, ayudando a equilibrar carencias del organismo.

¿Porqué  de Yegua?

La llet d'euga és la millor pels humans

Son monogástricos como nosotros

Ciertamente, es lo mejor para los humanos, porque los equidos son mono gástrico como nosotros y el sistema digestivo de equids es prácticamente idéntico a la nuestra, su composición y las cantidades de los diferentes elementos que lo componen son exactamente lo mismo que nosotros.

Los rumiantes como las vacas, las ovejas o las cabras, tienen cuatro estómagos y son muy diferentes, leches más pesadas, con proteínas que no nos van bien y con más grasas saturadas. Su metabolismo tiene necesidades muy diferentes al nuestro, y como consecuencia, la leche es muy diferente.

 

eQuaid equilibra l'organisme, aporta energia i vitalitat, aumenta les defenses

COMPOSICIÓN GENERAL

Ésta es la composición genérica de una de las mezclas de leche de yegua hecha con la técnica de eQuaid® complet.
 
"No todas las leches de yegua tienen la misma composición"
eQuaid te una gran biodiversitat de bacteris que interactuan amb l'organisme, microbioma i sistema de defenses.

Comparando la leche de yegua con la humana y la leche de rumiantes, es la menos grasa de todas.

La llet d'euga és la llet amb menys greix

De los cuatro tipos de leche comparadas, la leche de yegua es la menos energética, pero debe tenerse en cuenta que una gran parte de la energía aportada por esta leche proviene de las azúcares y no de las grasas. Por eso la energía que nos aporta la leche de yegua es, en gran parte, energía rápida que gastaremos durante el mismo día y no energía de metabolización lenta como la que proviene de las grasas de la leche de vaca.

La leche de yegua tiene un contenido en proteínas que se encuentra en medio de la leche humana y la de vaca, que es la que tiene más. Y tiene un contenido de lactosa similar al de la leche humana, que es más alto que el de la leche de vaca (pero hay que recordar que no afecta a los intolerantes, porque sus bacterias ayudan a generar lactasa, y eliminar de esta forma la intolerancia mientras se consume).

También cabe destacar la similitud de las vitaminas y minerales imprescindibles para llevar a cabo todos los procesos fisiológicos de crecimiento. Cabe destacar su contenido de Vitamina C (4 veces más alto que en la leche materna humana).

El alto contenido de omega 3 de la leche de yegua, hace que el resto de componentes potencien su acción y actúen de forma mucho más efectiva, tanto en procesos internos, como externos en cuanto a piel y mucosas.

Composición detallada

La leche de yegua es una sustancia orgánica muy valiosa que tiene un gran potencial para sustituir a la leche de vaca. Entre la leche de muchas especies de mamíferos, la leche de yegua es químicamente parecida a la leche humana, por lo que se puede utilizar como sustituto.

También se utiliza para alimentar a personas con diversas condiciones de salud, especialmente en pacientes con riesgo, tratamientos oncológicos, trastornos digestivos, o que padecen tuberculosis, hepatitis C, psoriasis y diversos tipos de inmunodeficiencia. Diferentes estudios describen la rica composición, propiedades antibacterianas y antivirales de la leche de yegua, y tiene valiosos nutrientes necesarios para el cuerpo humano.

Vitaminas
Estudios recientes han demostrado que la leche de yegua contiene vitaminas A, D3, E, K2, C, B1, B2, B3, B6, B12. La leche de Yegua es mucho más rica en vitamina C que la de las vacas, y tiene un alto valor nutricional debido a su resistencia a la oxidación y las propiedades antiinflamatorias. La suplementación con vitamina D reduce significativamente el riesgo de muerte prematura y muerte por cáncer, así como para apoyar la salud general. La leche de la yegua se caracteriza por una concentración promedio de vitaminas B, el nivel de vitamina K es casi 9 veces mayor que la leche humana, lo que significa que tiene un efecto positivo en el sistema de coagulación.
Minerales
Hay destacar que incluso sin contener hierro, la leche de la yegua ayuda a asimilar el hierro de los otros alimentos y poner en funcionamiento el que tenemos en el cuerpo, gracias a la Lactoferrina, la ferratina y otros elementos de su composición. Ayudando indirectamente y de forma muy notoria en la mayoría de casos de anemia.
Aminoácidos
La leche de yegua mejora el estado anímico de la mayoría de los consumidores por su contenido de aminoácidos libres. Esta mejora se consolida gracias a una de las proteínas presentes en esta leche que es la α-lacto albúmina. Ésta, entre otras, es una fuente de aminoácidos esenciales como el triptófano y la tirosina que actúa de precursores de la serotonina, un neurotransmisor que sabemos que es muy importante para nuestro bien estar.
 
Los aminoácidos son componentes esenciales de los alimentos. Suministran los bloques de construcción necesarios para la biosíntesis de proteínas. Unos 300 aminoácidos se encuentran en las células y tejidos de los organismos vivos, sin embargo, sólo 20 de ellos sirven de enlaces (monómeros) a partir de los cuales se construyen los péptidos y las proteínas de todos los organismos. Según sus funciones nutricionales/fisiológicas, los aminoácidos se pueden diferenciar como: 1. Aminoácidos esenciales (valina, leucina, isoleucina, fenilalanina, triptófano, metionina, treonina, histidina (esencial para los bebés), lisina y arginina "semiesenciales"; 2. Aminoácidos no esenciales (glicina, alanina, prolina, serina, cisteína, tirosina, asparagina, glutamina, ácido aspártico y ácido glutámico).
 
La leche de yegua es mejor fuente nutricional para los humanos que la de vaca debido a un alto porcentaje de proteínas de suero y aminoácidos exógenos (Tabla 2).

aminoacids taula2

La cantidad de asparagina, treonina, serotonina, prolina, leucina y lisina en la leche de yegua es casi 6 veces y el nivel de glutamina es 3 veces superior al de la leche de vaca. Además, el nivel de glutamina es 3 veces mayor. Sin embargo, los índices de leche humana son 10 veces más altos en todos los puntos, lo que demuestra su importancia para el desarrollo del sistema músculo-esquelético de los bebés.

Grasas y Proteínas

figura1 taula greixosEl contenido de grasa de la leche de yegua es significativamente inferior al de la leche humana y de la vaca (Figura 1). La leche de yegua se compone principalmente de ácidos grasos de cadena media, la leche humana tiene una alta concentración de ácidos grasos de cadena larga, mientras que la leche de vaca es rica en ácidos grasos de cadena corta (9). La proporción de ácidos grasos insaturados a saturados de la leche de yegua (1:3) está próxima a la de la leche humana (1:2), mientras que se desvía de los valores típicos de la leche de vaca (2:1 ). La leche de yegua es una buena fuente de ácido linoleico (ácido n-6) y ácido α-linolénico (ácido n-3) (12), que no son sintetizados por el cuerpo humano y son esenciales para el desarrollo del sistema nervioso (13).

Taula 2 proteinSegún estudios recientes, la leche de yegua es similar a la leche humana en términos de composición de proteínas, 8.30% y 7.60% respectivamente. El porcentaje de proteína sérica de la leche en la leche de yegua es un 20% más alto que la leche de vaca en comparación con otras fracciones (Fig. 2). El contenido de proteína sérica de la leche en la leche de la yegua es de aproximadamente el 40%, que es más bajo que el de la leche humana. La leche de vaca tiene la mayor cantidad de caseína, por lo que se llama leche tipo caseína, mientras que la yegua y la leche humana se llama leche tipo albúmina. Debido a que la leche de vaca contiene muchas caseínas (proteínas gruesas), generalmente desarrolla alergias en los bebés. Además, la leche de Yegua contiene más albúmina (finamente dispersa), por lo que no desarrolla alergias. Los altos niveles de proteína sérica y aminoácidos exógenos en la leche de yegua son fuentes más beneficiosas de nutrientes para los humanos que la leche de vaca.

Componentes con actividad antimicrobiana
La leche de yegua tiene amplios efectos antimicrobianos y antivirales (28, 29). La actividad antimicrobiana de la leche de yegua se mantiene por su lisozima y la lactoferrina (32).
 
El lisozima, también llamado N-acetilmuramidasa o muramidasa, es una enzima de tipo hidrolizado que cataliza los polímeros de peptidoglicano de la pared celular bacteriana en el enlace 1-4 entre el ácido N-acetilmuramida (NAM) y los residuos de N-acetilglucosamina (NAG), por lo que bacterias sensibles a la lisis (33). El lisozima fue descubierto por primera vez por Flemming (1922) en el moco nasal y posteriormente se purificó a partir de diversos materiales vegetales, animales y microbianos (bacterias, virus y hongos) (28, 29).
 
La actividad antibacteriana del lisozima se dirige esencialmente hacia las bacterias gramo-positivas, ya que su componente objetivo de la pared celular (peptidoglicano) es libremente accesible para la enzima, a diferencia de las bacterias gram-negativas, que están protegidos por la capa de lipopolisacáridos (LPS) de la membrana externa. (33). Además de las bacterias, también se ha informado que el lisozima inhibe virus (VIH) y microorganismos eucariotas como parásitos (trofozoitos de Entamoeba histolytica) y hongos (Candida albicans) a pesar de la ausencia de peptidoglicano típico en sus envoltorios (33 ).
 
Las propiedades bactericidas del lisozima se atribuyen principalmente a su actividad enzimática N-acetil-muramoy-L-hidrolasa, dando lugar a la hidrólisis del peptidoglicano y la lisis celular. El lisozima cataliza la hidrólisis del enlace -(1,4)-glicosídico entre la N-acetilglucosamina y el ácido murámico del peptidoglicano en la pared celular bacteriana ( 30 ), interacciona con la capa de lipopolisacáridos (LPS) en la membrana externa y, posteriormente, se distorsiona. el empaquetamiento normal entre los grupos fosfato de fosfolípidos y LPS por sus propiedades policatínicas. La distorsión provoca la perturbación de la estructura de la membrana externa y la estimulación de la susceptibilidad al lisozima de la capa de peptidoglicano (9).
 
La lactoferrina es otro componente de la leche de yegua que le confiere una gran actividad antimicrobiana (Figura 4). Es una glicoproteína que se une al hierro de la familia de la transferrina que se encuentra en la mayoría de fluidos biológicos y es un componente importante del sistema inmunitario innato de los mamíferos. La actividad antibacteriana de la LF se ha documentado ampliamente in vitro e in vivo para bacterias Gram positivas (Bacillus stearothermophilus, Bacillus subtilis, Clostridium sp., Haemophilus influenza) y bacterias Gram negativas (Listeria monocytogenes, Micrococcus , Streptococcus aureus). mutanos) y en algunas bacterias resistentes al ácido-alcohol (Mycobacterium tuberculosis) ( 34 ).
 
La función bacteriostática de la lactoferrina (LF) se mantiene por su capacidad para retirar el ión Fe3+, limitar su uso por las bacterias e inhibir el crecimiento. La función bactericida de la LF se debe a su interacción directa con la pared celular bacteriana. En 1988, se abrió que la LF daña la membrana externa de las bacterias Gram-negativas al interaccionar con los lipopolisacáridos (LPS). El extremo N-terminal de LF cargado positivamente evita la interacción entre LPS y cationes bacterianos (Ca2+ y Mg2+), liberando LPS de la pared celular, aumentando la permeabilidad de la membrana y dañando las bacterias. La interacción de LF y LPS también potencia la acción de los antibacterianos naturales comentados anteriormente, como el lisozima (35).



Según investigaciones recientes (17), la cantidad de Lisozimes en la leche de la yegua es mayor que la de otros tipos de leche (Figura 3).

antimicrobiana fig4

La figura 4 muestra la concentración media de lisozima en la leche de diferentes mamíferos, lo que demuestra la elevada actividad antiviral de la leche de yegua (24). La leche de yegua contiene la cantidad más alta de lisozima (98,9 mg/l), mientras que la leche humana tiene 5 veces menos (21,39 mg/l).

antimicrobiana fig4

A partir de esta y otra información publicada, hoy en día, la leche de yegua se utiliza en diferentes campos como el tratamiento y la prevención de la tuberculosis y otras infecciones bacterianas, y se utiliza como complemento a la alimentación infantil.
 
 
 
Publicado en National Library of Medicine:

Mare's Milk: Composition, Properties and Application in Medicine

Componentes Antivirales
Se ha demostrado que varios componentes de la leche de yegua pueden tener efectos antivirales potenciales. Proteínas del sistema inmunitario innato (lisozima, lactoperoxidasa, LF), inmunoglobulinas específicas (IgM, IgG e IgA secretora), componentes lipídicos, citoquinas o prostaglandinas ayudan a la protección. Estudios posteriores han demostrado que al menos parte de las propiedades antivirales de la leche de yegua pueden atribuirse a la actividad antiviral directa de la LF. La LF comprende actividad antiviral contra una amplia gama de virus humanos y animales, tanto virus de ARN como de ADN.
 
Investigaciones recientes han demostrado que la LF también funciona contra rotavirus, virus amigo, poliovirus, virus sincitial respiratorio, VIH, virus del herpes simple tipo 1,2 y citomegalovirus. Esta propiedad de la leche de yegua la convierte en un producto valioso en otoño e invierno para prevenir y fortalecer el sistema inmunitario.

Tel. +34 872 005 004
Mas el pla de Puigparidines,
17178 La Vall d'en Bas
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Equaid ©. All rights reserved.